/**/
Escudo de la República de Colombia

El proceso de fabricación es similar al que se hace utilizando cuero bovino, pero con la fibra de piña se reduce la huella de carbono en un 60 %, pues no es necesario quemar con cromo, plomo ni otros elementos que contaminan el agua, el aire y el suelo.

 

El creador de este material es Julio César Arango Giraldo, estudiante de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, quien logró elaborar un cuero resistente y ecológico que incorporó en el diseño de carteras.

La fibra de piña, que se puede utilizar en marroquinería y reduce la contaminación ambiental, fue elegida con el fin de obtener un subproducto aprovechando el bagazo –residuo sólido resultante de la elaboración de jugos–, recurso que generalmente es desechado, explica el estudiante.

“El cuero de bovino también resulta de la elaboración de subproductos como la gelatina, pero en este caso quise hacerlo con la fibra natural de un fruto tropical del país”, menciona el universitario.

Para obtener este cuero, primero se realiza un proceso de secado y picado de los residuos, y después se pinta y se hornea. El producto obtenido es evaluado mediante las normas técnicas colombianas, comparándolo con el cuero bovino.

Los resultados son satisfactorios, pues su calidad es igual a la del cuero. En cuanto a resistencia, el cuero ecológico alcanza los 0,35 Newton frente a la del cuero de animales, que es de 12,5 Newton. Con estos resultados se determinó que su aprovechamiento en marroquinería, artesanías y fabricación de calzado es viable.

Las fibras de la piña son cortas, de buena resistencia a la atracción y absorción de líquido, además al calor y a su estado sólido. Para su proyecto, el estudiante utilizó la piña Oro miel, de la que se obtienen más fibras y son más resistentes que las de la piña manzana, por ejemplo. El material se complementó con fibras de coco para darle mayor resistencia.

“Este cuero se degrada en dos años, lo que también es un aporte ambiental”, manifiesta el estudiante Arango.

En el mundo ya se han realizado avances en cuanto a la fabricación de material a partir de fibras naturales, como Piñatex, que elabora cuero vegetal con las hojas de piña que por lo general se desechan después de la cosecha.

Los departamentos de Cauca y Valle del Cauca aportan el 23 % de la producción total de bagazo de piña del país.

El proyecto fue dirigido por la docente Janneth Torres Agredo, de la U.N. Sede Palmira.

Tomado de Agencia de Noticias UN.