/**/
Escudo de la República de Colombia

Mediante la técnica de croché se unen los retazos de estos residuos contaminantes y se obtiene un bolso artesanal para cargar un computador portátil, entre otros.

Este producto fue elaborado por Jennifer Marín, Luisa Mosquera, Ángela Vargas y Diana Marcela Torres, estudiantes de Ingeniería Ambiental y Daniela Torres, estudiante de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira.

“Como ingenieras ambientales reconocemos la existencia de un problema de residuos, a los que les buscamos una vía de aprovechamiento. Estos son materiales resistentes que no se degradan fácilmente. Por eso, con base en el diseño industrial se evaluó su utilidad y qué objeto podría crearse a partir de estos”, explican las estudiantes.

El resultado fue el bolso para un computador portátil de 14 pulgadas. Los laterales están hechos con los retazos del cuero, que se unen en la parte inferior con un trozo de llanta, que por su dureza le da seguridad y soporte a la pieza. Las manijas también son hechas con llanta y forradas con cuero, para hacerlas más suaves al tacto.

Los retazos se unen mediante el tejido de croché. En el caso del cuero, se hace con la técnica de medio punto, mientras que para unir el cuero a la llanta se utiliza la técnica de palotes.

“Se dispone de los retazos tal como se desechan en la industria del cuero. De las llantas se obtiene la parte lateral, que se ajusta al grosor del portátil”, agregan las estudiantes.

A los materiales les realizaron ensayo de tracción, sometiéndolos a fuerzas opuestas y a combinaciones cuero-cuero y llanta-cuero, para probar la resistencia del material.

Con estas y otras pruebas determinaron que el material es muy resistente a fuerzas y al agua. Además, el bolso soporta los 2 kg de peso aproximado del portátil, que en términos de fuerza son 19,2 Newton, pero en las pruebas se identificó que resiste 337 Newton (cerca de 34 kg), es decir que soporta un peso mayor para el que fue diseñado.

En cuanto al desgarre, el material más resistente fue el hilo, con lo que se evidenció que la técnica utilizada es ideal y le proporciona estabilidad al bolso.

Con estos materiales y técnica se pueden elaborar, además, morrales y correas, y la idea de sus creadoras es que estos objetos se hagan de manera artesanal.

Utilizar estos residuos contaminantes en la fabricación de otros productos es una alternativa de manejo frente a una problemática de su adecuada disposición.

Según datos del Ministerio de Ambiente, en Colombia se producen anualmente 700 toneladas de residuos de cuero y 100 mil toneladas de llantas usadas.

El trabajo fue dirigido por la profesora Janneth Torres, de la U.N. Sede Palmira.

Tomado de Agencia de Noticias UN.