Escudo de la República de Colombia

Ganadería del Valle podría aumentar su producción lechera

Mientras en el Valle del Cauca cada vaca produce un promedio de 12 litros de leche al día, esta cifra en Uruguay y Ecuador ronda los 20 y 23 litros.

  • csm AgenciaDeNoticias-20181119-01 ebbc871c6d
  • csm AgenciaDeNoticias-20181119-02 b8913f5acb
  • csm AgenciaDeNoticias-20181119-03 eab5903e93
  • csm AgenciaDeNoticias-20181119-04 6ddc75ab24
  • csm AgenciaDeNoticias-20181119-05 9c8436b885
  • csm AgenciaDeNoticias-20181119-01 ebbc871c6d
  • csm AgenciaDeNoticias-20181119-02 b8913f5acb
  • csm AgenciaDeNoticias-20181119-03 eab5903e93
  • csm AgenciaDeNoticias-20181119-04 6ddc75ab24
  • csm AgenciaDeNoticias-20181119-05 9c8436b885

Así lo asegura Fernando Morales Vallecilla, profesor de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, quien adelantó un estudio comparativo sobre la producción de leche en el departamento y en países vecinos.

“Aunque en los forrajes generamos más materia seca (vegetal) por año que Ecuador y Uruguay, nuestra producción de leche es menor y esto no nos permite diluir los costos por vaca y por hato”, asegura el docente.  

Factores como la temperatura, los forrajes menos digestibles y un menor confort de los animales disminuyen su rendimiento; al mejorar su dieta forrajera se podría aumentar 1,5 litros por día la producción de leche por vaca, para lo cual se deben renovar los esquemas de alimentación para que el porcentaje de fibra consumida se disminuya en proporción con las proteínas.

Los sistemas silvopastoriles (combinación de árboles y pasturas en las parcelas ganaderas) representan una alternativa importante en la medida en que les aportan más proteína a los bovinos. “Esto sistemas capturan mayor cantidad de carbono, reducen las emisiones de gases de efecto invernadero en la ganadería y favorecen la biodiversidad al disponer de diferentes cultivos”, advierte el profesor Morales.

Una alternativa que plantea para el Valle es la intersiembra del pasto Tifton 85 y leguminosas como la Leucaena: “bajo este esquema los bovinos consumen un 10 % menos de fibra y son más productivos. También se puede trabajar con la inclusión de especies arbóreas que crecen localmente, como la moringa y el botón de oro o guázimo”, explica.

Referente mundial

Sobre este tema, el doctor Donald Broom, de la Universidad de Cambridge, asegura que Colombia se ha convertido en referente mundial en investigación y establecimiento de sistemas silvopastoriles gracias al trabajo de grupos de investigación de la U.N., la Universidad de Antioquia y el Fundación Centro para la Investigación en Sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria (Cipav).

“Con estos sistemas podemos sembrar arbustos capaces de fijar nitrógeno y mejorar la alimentación animal. Además se conserva mejor el recurso hídrico y se provee sombra para mitigar los impactos del sol”, afirma el doctor Broom.

Sin embargo, el profesor Morales considera que Colombia no ha conseguido capitalizar el valor de sus sistemas por la falta de infraestructura, asociatividad de los ganaderos y acceso a crédito con plazos y montos adecuados. “Uruguay puede estar vendiendo muchos kilos de carne o leche verde, mientras acá encontramos ganaderías con características más ecológicas que no cuentan con buenas vías, centros de acopio ni mercadeo de leche. Si los productores se asocian, pueden comercializar una mayor producción y mejorar su rentabilidad”, afirma.

Desde su punto de vista, nuestro sistema financiero apoya proyectos a plazos cortos, con tasas de interés altas que impiden una buena inversión inicial. Entre tanto en Europa las tasas de interés rondan el 3 % y los proyectos se plantean a 15 o 20 años.

Impacto de los consumidores

En el marco del Cuarto Seminario Internacional de Ganadería Ecológica, el doctor Broom destacó iniciativas de sostenibilidad como los sistemas silvopastoriles de México, Brasil y Colombia, entre otros países.

Según dice, existe un gran potencial en reformular los sistemas convencionales de producción ganadera (que incluye a todos los animales de granja), considerando la manera como la disponibilidad de la información otorga un papel más relevante al consumidor.

“Hace 20 años quienes determinaban los métodos de producción en Europa, casi exclusivamente, eran los ganaderos. Actualmente dentro de los criterios de calidad del producto el consumidor tiene en cuenta si se obtuvo a través de un uso eficiente de los recursos del mundo o si el proceso contribuyó a la conservación de comunidades rurales”, explica.

Agrega que en Europa el bienestar de los animales también se ha venido convirtiendo en un factor relevante para los consumidores.

“En la ganadería se debe ver más allá del grupo de animales y entenderlos como individuos, teniendo en cuenta su estabilidad mental y corporal. El bienestar es fundamental para mejorar su producción y reducir las enfermedades, en especial en un contexto en el que las bacterias están adquiriendo resistencia a los antibióticos”, advierte.

Noticias tomada de Agencia de noticias UN.

 

Visto 487 veces