Escudo de la República de Colombia

Cachamas se podrían alimentar con botón de oro y papa china

Como una alternativa a los costosos concentrados para la producción de cachama blanca se desarrolló un ensilaje a base de estas dos plantas, vísceras de pescado, melaza y yogur, que podría sustituir el 50 % de la dieta tradicional que usan los productores de Buenaventura.

  • csm AgenciaNoticias 20190225-01 01 8a18d8dce2
  • csm AgenciaNoticias 20190225-02 01 35cfd1955a
  • csm AgenciaNoticias 20190225-03 01 2b2ce877b8
  • csm AgenciaNoticias 20190225-04 01 652e87f20b
  • csm AgenciaNoticias 20190225-05 01 2576d64894
  • csm AgenciaNoticias 20190225-01 01 8a18d8dce2
  • csm AgenciaNoticias 20190225-02 01 35cfd1955a
  • csm AgenciaNoticias 20190225-03 01 2b2ce877b8
  • csm AgenciaNoticias 20190225-04 01 652e87f20b
  • csm AgenciaNoticias 20190225-05 01 2576d64894

Tales insumos les permitirían a estas comunidades elaborar ensilaje, aprovechar residuos y reducir en un 11 % los costos de producción por alimentación de los peces. 

El ensilaje, con capacidad para sustituir la mitad de la dosis de concentrado comercial en la dieta de cachamas blancas, fue desarrollado por investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira. 

Teniendo en cuenta que producir un kilo de ensilaje cuesta 1.810 pesos, y el kilo de concentrado comercial vale alrededor de 2.340 pesos, tal sustitución del 50 % en la dieta permitiría ahorrar la novena parte de la inversión en la alimentación de las cachamas. 

“El botón de oro (Tithonia diversifoliacrece de manera natural en territorios de Buenaventura, y la papa china (Colocasia esculenta) es un cultivo cuya cosecha suele dejar excedentes. Si tenemos en cuenta que las vísceras son un residuo de la industria pesquera, estamos hablando de materias primas locales que hoy no se aprovechan”, destaca el zootecnista Álvaro Javier Domínguez Ramírez, candidato a magíster en Ciencias Agrarias de la U.N. Sede Palmira. 

Después de evaluar en 405 peces la ganancia en peso, la mortalidad y la aceptación (qué tanto del ensilaje proporcionado consumían), se encontró que no había mayor diferencia estadística entre alimentarlos solo con concentrado comercial y hacerlo con una dieta compuesta parcialmente de ensilaje. También se comprobaron buenos indicadores en proteína y digestibilidad de los ensilajes. 

La producción y el consumo de cachama blanca está tomando una gran fuerza en todo el país. Según un informe publicado en 2015 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), la cachama blanca representa el 13 % de la producción nacional en el sector.  

“Tiene una ventaja en comparación con la tilapia y la trucha, y es que es menos visible para depredadores como garzas, murciélagos, águilas y otras aves como el martín pescador. Por eso los productores enfrentan menos riesgos de perder algunos de los peces que cultivan en sus tanques abiertos”, explica el investigador. 

Calidad y fácil acceso 

El proyecto se desarrolló en alianza con la Fundación EPSA, con el objetivo de seleccionar las materias primas idóneas para alimentar y nutrir a los peces en el corregimiento de Sabaletas, Buenaventura, donde no hay un fácil acceso a fuentes de alimentación para especies productivas. 

Los investigadores se reunieron con la comunidad y en una serie de encuentros evaluaron una lista de 28 alternativas, entre las también que se encontraban la yuca, el borojó, el arazá y el chontaduro. 

“Para elegir los insumos definimos como criterios la calidad nutricional, la facilidad con que se podía acceder a ellos y la medida en que su aprovechamiento para piscicultura podía entrar o no en conflicto con la disponibilidad de alimento para las personas de la región”, explica el candidato a magíster. 

Tras seleccionar el botón de oro y la papa china se avanzó en la formulación del ensilaje, etapa en la cual se comparó el nivel de proteína y la digestibilidad de tres combinaciones diferentes, variando las proporciones de los insumos. Mientras el yogur aporta al ensilaje aporta al ensilaje bacterias que contribuyen a su conservación, la melaza cumple con activar tales microorganismos. 

Cuando se obtuvieron las proporciones ideales se adelantó la evaluación del ensilaje en la alimentación de los peces. Se compararon tres dietas diferentes: una compuesta totalmente por concentrado comercial y las otras dos con la sustitución parcial de este alimento, en diferentes dosis. 

Para cada dieta se dispuso de tres tanques con 45 peces cada uno, que se estudiaron por cuatro meses. Los datos obtenidos se procesaron con el software de análisis estadístico SAS. 

Los resultados mostraron una diferencia estadística irrelevante entre los tres tratamientos, lo que permite concluir que el concentrado comercial se puede sustituir hasta en un 50 % por el ensilaje. 

El proceso se socializó con la comunidad del corregimiento, a lo largo de año y medio de capacitaciones para estudiantes de bachillerato de noveno, décimo y once; también mediante visitas de asistencia para productores de peces o aquellos que buscaban empezar a desempeñarse en la piscicultura. 

“Esta alternativa aporta a la soberanía y seguridad alimentaria de la comunidad al reducir su dependencia de los concentrados comerciales, que están hechos en gran parte con insumos importados”, concluye el zootecnista. 

Según el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Sostenible, en 2017 la piscicultura nacional alcanzó una producción de 120.230 toneladas.

Tomada de Agencia de Noticias UN.

Visto 76 veces