Escudo de la República de Colombia

Híbridos triplican productividad de uchuva en Nariño

El rendimiento con algunas de estas plantas híbridas en la zona alto andina nariñense alcanzó las 25 toneladas por hectárea al año, cuando el promedio en esa área es de solo 8.

  • csm AgenciaDeNoticias-20190305-01 2b859e406a
  • csm AgenciaDeNoticias-20190305-02 fe809cf70b
  • csm AgenciaDeNoticias-20190305-03 c25dc2e763
  • csm AgenciaDeNoticias-20190305-04 1acbcd2361
  • csm AgenciaDeNoticias-20190305-05 be5a8a7d39
  • csm AgenciaDeNoticias-20190305-01 2b859e406a
  • csm AgenciaDeNoticias-20190305-02 fe809cf70b
  • csm AgenciaDeNoticias-20190305-03 c25dc2e763
  • csm AgenciaDeNoticias-20190305-04 1acbcd2361
  • csm AgenciaDeNoticias-20190305-05 be5a8a7d39

En los municipios de Pasto, Puerres, Ipiales y Gualmatán se sembraron semillas de 36 materiales híbridos (plantas producidas por el cruce de variedades diferentes) para evaluar sus características de interés. Allí se identificaron tres híbridos de uchuva que, por su interacción con el medioambiente y su potencial genético, mostraron mayor producción y mejores indicadores de tamaño, acidez y dulzura en sus frutos.

Así lo afirma el ingeniero agrónomo Jhon Alexander Rosero Erazo, candidato a magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, quien trabaja en la búsqueda de materiales genéticamente mejorados que puedan cerrar la brecha de rendimiento entre el cultivo de uchuva del Alto Nariño y el del resto del país.

“Las características alcanzadas por los híbridos podrían tener un gran potencial en los procesos de exportación. Como el 90 % de la demanda de uchuva es para el comercio exterior, se trata de un cultivo que, de potenciarse, sería una excelente alternativa económica para la región”, asegura el ingeniero Rosero. 

Según la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), en 2016 Nariño se ubicó como el cuarto departamento de Colombia con mayor cantidad de hectáreas cultivadas de uchuva. Sin embargo el investigador advierte que el rendimiento actual del cultivo en Nariño es inferior en un 43 % respecto al promedio nacional y un 58 % del de Boyacá, departamento líder del país en producción de la fruta. En contraste, con los híbridos destacados se superó el rendimiento de Boyacá hasta en 6 toneladas por hectárea al año.

“En la zona alto andina nariñense se trabaja con variedades de uchuva nativas y con el ecotipo Colombia, mientras que en algunos lugares del país se siembran cultivares como el ecotipo Kenia, proveniente de Sudáfrica. La causa de ese rezago en la producción se encuentra entonces en las características genéticas de los materiales y en las técnicas de cultivo”, afirma. 

Así mismo, Analdex reporta que en 2017 las exportaciones de uchuva hacia los Países Bajos, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá, entre otros, alcanzaron un valor de 27 millones de dólares. Para el investigador, la posición de liderazgo de Colombia en el mercado mundial podría enfrentar la competencia de países como Kenia e India, que ya desarrollaron variedades mejoradas propias.

“Colombia cuenta con una gran variabilidad genética en sus agroecosistemas y en los bancos de germoplasma, lo que además de las condiciones climáticas favorables nos otorga una ventaja comparativa frente a otros países. Sin embargo, si no avanzamos en los procesos de mejoramiento vamos a terminar importando las semillas para mantener la competitividad”, asegura.

Mejores híbridos

Durante la primera etapa de esta investigación –dirigida por los profesores Mario García Dávila, de la U.N. Sede Palmira, y Tulio César Lagos, de la Universidad de Nariño– se trabajó con nueve líneas de uchuva suministradas por Agrosavia, las cuales se cruzaron para obtener los 36 materiales híbridos.

“Cuando se cruzan dos líneas homocigotas y diferentes genéticamente, se espera que el híbrido resultante contenga características superiores a las que poseen las plantas madre y padre. Al lograr esto podemos identificar cuáles son los mejores cruces posibles, y más adelante determinar cuáles son los híbridos de mejores características”, explica el ingeniero Rosero.

Después de obtener las semillas de los híbridos se sembraron cinco plantas por material en cada una de las cuatro locaciones. El proceso se replicó en cuatro ocasiones para obtener datos más confiables, y en cada una de estas repeticiones, cuando se llegó a la etapa de cosecha, se midieron los rendimientos, la acidez, la dulzura y las dimensiones de los frutos, entre otros indicadores.

La investigación se proyecta ahora hacia la evaluación de los híbridos en condiciones de invernadero y la caracterización de la respuesta de estos materiales a enfermedades que atacan el cultivo.  

Noticia tomada de Agencia de Noticias UN

Visto 111 veces