Escudo de la República de Colombia

Identifican tres parásitos que atacan plátano y banano

Estas especies de nematodos parásitos, identificadas por primera vez en el país en estos cultivos, miden menos de un milímetro, atacan las raíces y se pueden dispersar a través de las semillas.

  • csm AgenciaNoticias 20190313-01 02 3142baf49f
  • csm AgenciaNoticias 20190313-02 02 b62da194a9
  • csm AgenciaNoticias 20190313-03 02 6a574f6ffd
  • csm AgenciaNoticias 20190313-04 02 519a02406f
  • csm AgenciaNoticias 20190313-05 02 52c7746954
  • csm AgenciaNoticias 20190313-01 02 3142baf49f
  • csm AgenciaNoticias 20190313-02 02 b62da194a9
  • csm AgenciaNoticias 20190313-03 02 6a574f6ffd
  • csm AgenciaNoticias 20190313-04 02 519a02406f
  • csm AgenciaNoticias 20190313-05 02 52c7746954

Las especies pertenecen a los géneros Meloidogyne y Helicotylenchus, identificadas en la investigación como las de mayor presencia y distribución en algunas de las principales zonas productoras del país, afirma Donald Heberth Riascos Ortiz, candidato a doctor en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira.

“En condiciones que les resulten favorables, los nematodos (animales microscópicos con forma similar a la de los gusanos) pueden provocar pérdidas hasta del 80 % de la cosecha si no se toman las medidas de manejo pertinentes”, asegura el investigador.

Desde el suelo llegan a las raíces, donde interfieren con el transporte de agua y de nutrientes, reduciendo así el área de las hojas y el tamaño de los frutos.

Según el experto, las poblaciones más altas de nematodos parásitos se registraron en los municipios de Sevilla y Caicedonia, en el Valle del Cauca, donde en algunas fincas se reportaron más de 1.000 individuos por cada 10 gramos de raíz, cuando el umbral de acción para tomar medidas de control es de 1.000 individuos por planta.

Se les presta poca atención

En Colombia muchos agricultores suelen ignorar a los nematodos parásitos porque se hallan en el suelo y en las raíces. “Los productores les dan prioridad a otros problemas fitosanitarios que colonizan las hojas, como los hongos; ese es el caso de fincas de Sevilla y Caicedonia, en donde por error se atribuían los bajos rendimientos a otras causas, pasando por alto los nematodos”, explica el doctorando.

Por esta razón, el investigador buscó caracterizar morfológica (física) y molecularmente (del ADN) estos organismos, determinar cuáles son los que más impactan la producción en Colombia y sentar una base ante posibles estrategias de control. El estudio fue dirigido por los profesores Jaime Eduardo Muñoz, de la U.N. Sede Palmira, y Ana Teresa Mosquera, y además contó con la asesoría de la investigadora Francia Varón.

En primera instancia se seleccionaron para el muestreo 11 municipios con importante producción de plátano y banano en Quindío, Risaralda, Caldas y Valle del Cauca, donde se colectaron las muestras de suelo y de raíces, en fincas con cultivos de más de tres años, ya que la probabilidad de hallar poblaciones altas de nematodos aumentan a partir de ese tiempo.

“A través de la observación con microscopio de las dimensiones y otros caracteres establecimos los géneros de los individuos obtenidos. Empezamos a realizar procesos de clasificación y conteo y determinamos los dos géneros con mayor población y más presencia en los diferentes lugares”, detalla el experto.

Después se extrajo el ADN de los nematodos de dichos géneros y se realizaron procesos de secuenciación (establecimiento del orden de la información genética heredable). Los datos obtenidos se compararon con bases de datos públicas como GenBank, lo que permitió determinar la especie de los nematodos.

En total se identificaron ocho especies, cuatro para el género Meloidogyne y cuatro para Helicotylenchus, entre las cuales se encuentran los nuevos reportes. “Estos dos géneros se caracterizan por su capacidad de adaptación a diferentes condiciones, por lo que es necesario proponer una mayor variedad de estrategias para enfrentarlos”, explica el agrónomo.

Para mitigar el impacto

Conociendo las especies de mayor prevalencia en cada municipio y sus niveles poblacionales se podrían tomar decisiones, como por ejemplo aplicar nematicidas como una primera medida de choque.

Al bajar las poblaciones se avanzaría a prácticas de manejo culturales, biológicas y físicas: “hongos nematófagos y algunas bacterias ayudarían al control biológico; la fertilización con materia orgánica mejoraría la respuesta de la planta frente a estos organismos, y el incremento de la temperatura en el suelo con coberturas temporales de plástico permitiría reducir las poblaciones”, sostiene.

Otra medida preventiva es el control riguroso de las semillas y el calentamiento de estas con inmersión en agua para reducir el riesgo de dispersión de nematodos.

El Valle del Cauca aporta una de cada cuatro toneladas de banano común producidas en Colombia, aproximadamente, según se informa en el último Censo Nacional Agropecuario, realizado por el DANE. Entre las 141.587 hectáreas sembradas de este cultivo en el país, el 15.8% se encuentran en el Valle del Cauca.

Tomado de Agencia de Noticias UN.

Visto 78 veces Modificado por última vez en Martes, 25 Junio 2019 22:07