Escudo de la República de Colombia

Mostrando artículos por etiqueta: ingenieriaagronomica

En comparación con el método granulado, que tiene un porcentaje bajo de eficiencia –entre 40 y 50 %– la técnica de fertirrigación aumenta hasta un 90 % la absorción de nutrientes por parte de la planta.

Con medidores de tensión y humedad, investigadores determinaron la cantidad de agua que requería un cultivo, con el fin de implementar algunas herramientas que ayuden a optimizar el uso este recurso.

Esta tecnología, que hasta ahora no se había implementado en el país, busca mejorar la productividad de los cultivos y combatir la incidencia de plagas y enfermedades.

En cultivos examinados en el Valle del Cauca se encontró que el complejo de patógenos que causan esta enfermedad –una de las que más afecta a las plantaciones– son cuatro especies de hongos del género Colletotrichum spp.

Un paquete tecnológico para optimizar la productividad de los cultivos de esta variedad –desarrollada principalmente para el mercado fresco– incluye herramientas, métodos y técnicas de manejo para la siembra, el cuidado y la cosecha.

Después de ser reconocido por el Organismo Nacional de Acreditación de Colombia (ONAC), el Laboratorio de Suelos de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira proyecta ampliar su cobertura de servicios y le apuesta al fortalecimiento de una red nacional de laboratorios.

Publicado en Sede

Dos especies de áfidos o pulgones afectan a estos cultivos en el departamento, que produce alrededor del 98 % del ají que se exporta desde Colombia.

Miércoles, 22 Julio 2020 22:32

Investigadores forman docentes con enfoque social

El proceso formativo de la juventud y la niñez colombiana no se está afectando solo por problemas académicos –didáctica y pedagogía–, sino por una serie de problemáticas sociales que requieren profesores que les presten atención.

Durante un estudio, este forraje alcanzó mejores indicadores de producción, materia seca y proteína que los materiales usualmente empleados en el municipio, cuyos suelos ácidos y poco fértiles elevan los gastos de alimentación de los bovinos.

  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-01 016379c20a
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-02 87b623347d
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-03 c8c0fb618d
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-04 4604c1bdc6
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-05 3e27b8b723
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-01 016379c20a
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-02 87b623347d
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-03 c8c0fb618d
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-04 4604c1bdc6
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-05 3e27b8b723

Mientras las introducciones de botón de oro alcanzan valores que rondan el 17 % del índice de proteína, uno de los clones evaluados durante la investigación presentó un 20,5 %. Así lo asegura Paulo Andrés Castro León, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira.

Este clon (planta genéticamente idéntica a otra), obtenido en Ansermanuevo (Valle del Cauca), forma parte del grupo de 44 procedencias colectadas en la Región Andina por el profesor Sanín Ortiz Grisales, de la U.N. Sede Palmira, entre 2012 y 2014. El material se evaluó junto con otras cuatro introducciones de botón de oro.

El zootecnista Castro señala que “se destacó sobre los otros por presentar las mejores características nutricionales y productivas, de ramas por sitio y biomasa forrajera (peso del forraje); así mismo tuvo una producción máxima de 0,6 kilos por m2 cada 60 días, lo que resulta un buen indicador en el contexto de la región”.

Así mismo, el clon presentó bajos valores de fibra detergente ácida, lo cual favorece su digestibilidad. Por estas razones, el material representa una alternativa para las condiciones agroclimáticas del municipio, ya que resiste las condiciones de acidez y poca fertilidad del suelo y soporta cortes frecuentes propios de la actividad ganadera.

“La alimentación de la ganadería en el norte del Cauca está basada en pasturas de bajo contenido de proteína digestible y alta tasa de fibra, lo que lleva al uso de alimentos concentrados para suplir los bajos niveles nutricionales. Para reducir los costos, la ganadería de carne y leche se debe sostener en el uso de forrajes de especies de alta producción y eficiencia”, afirma el estudiante.

Selección ponderada

El botón de oro es un arbusto de la familia Compositae que crece en condiciones climáticas variadas, desde el nivel del mar hasta los 2.700 metros de altitud. Antes de esta investigación, la doctora Vilma Holguín evaluó las características agronómicas y nutricionales de las 44 introducciones de la colección de botón de oro y seleccionó las cinco mejores.

A partir de ahí se avanzó al cultivo experimental de las introducciones elegidas. En total se establecieron cinco bloques, cada uno con las cinco introducciones dispuestas en un orden aleatorio: “realizamos estas repeticiones para que las condiciones específicas del suelo no afectaran los resultados”, explica el investigador.   

A los 60 días después de establecer las estacas –fragmento de tallo de un árbol que se introduce en el suelo para el cultivo– se realizó un primer corte para hacer uniformes las dimensiones. Dos meses después se hizo la primera evaluación de la biomasa forrajera, el número de ramas, las características nutricionales y la relación entre el peso de las hojas y del tallo.

“Para determinar cuál era el mejor clon aplicamos el índice de selección ponderada, una fórmula matemática que otorga un peso a cada criterio en la evaluación, según su nivel de importancia. Así, se tuvieron en cuenta los valores de materia seca, cenizas (minerales), extracto etéreo (grasas), proteína y fibra”, detalla el investigador.

En ese orden, los dos mejores clones fueron el originario de Ansermanuevo y el de Finlandia, municipio de Quindío.

Acondicionado poscosecha

Después de identificar la mejor introducción de Tithonia diversifolia en cuanto a la respuesta productiva y nutricional, se procedió a evaluar dos métodos de secado; con el primero, natural y realizado con un secador construido con plástico, el proceso tomó ocho horas, y con el segundo, en el que se emplea un silo a gas propano, se logró secar el forraje en ocho horas.

“Secar el forraje es fundamental para elaborar harina integral y así lograr una estabilidad química y microbiológica que permita preservar las propiedades nutricionales. De esta manera se optimiza la calidad del forraje frente a los procesos de transporte, almacenamiento, distribución y consumo”, asegura.

Según la Alcaldía de Santander de Quilichao, en 2017 se sacrificaron 6.380 reses en el Frigorífico Quilichao E.I.C.E, para un promedio mensual de 530, pese a que el nivel de equilibrio económico para el funcionamiento de esta planta se encuentra en 1.200 reses al mes.

Noticia tomada de Agencia de Noticias UN.

Dos especies de insectos pertenecientes al orden Thysanoptera –conocido por los agricultores como trip–, que fueron halladas por primera vez en Colombia, podrían impactar las exportaciones de este fruto.

  • csm AgenciaDeNoticias-20190306-01 01 98dcbdb1a4
  • csm AgenciaDeNoticias-20190306-02 01 dd38f68484
  • csm AgenciaDeNoticias-20190306-03 01 a26c2ab79e
  • csm AgenciaDeNoticias-20190306-04 01 87ff4b80c9
  • csm AgenciaDeNoticias-20190306-05 01 fe4410e495
  • csm AgenciaDeNoticias-20190306-01 01 98dcbdb1a4
  • csm AgenciaDeNoticias-20190306-02 01 dd38f68484
  • csm AgenciaDeNoticias-20190306-03 01 a26c2ab79e
  • csm AgenciaDeNoticias-20190306-04 01 87ff4b80c9
  • csm AgenciaDeNoticias-20190306-05 01 fe4410e495

Los trips encontrados tienen un tamaño aproximado de 0,5 milímetros y pertenecen a los géneros Frankliniella y Scirtothrips, los cuales han sido reportados en México y Estados Unidos por provocar la caída de las flores y raspar la superficie de los frutos de aguacate, causándoles cicatrices y facilitando la entrada de hongos que pueden degradarlos internamente.

“Observamos que estas dos especies se reproducen en las flores, por lo que se pueden categorizar como hospederos y su daño es mayor. Se alimentan de los frutos y de las flores tanto en estado inmaduro como adulto”, detalla Martha Yazmín Sánchez Roncancio, estudiante del Doctorado en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira.

En la investigación, dice, se encontró una enorme variabilidad morfológica –de las formas y características físicas– en el género Frankliniella, lo cual demanda mayor rigor para clasificar acertadamente las diferentes especies.

Prevenir antes que lamentar

La investigadora advierte que mientras otros países productores de aguacate ya han avanzado en la caracterización de sus poblaciones de trips, en Colombia se han hecho muy pocos estudios, pese a la expectativa de disputarle a México el liderazgo en el mercado.

Por esta razón, su investigación consiste en la caracterización morfológica y molecular (del ADN) de estos insectos en el Valle del Cauca, con el objetivo de proveer estrategias de control de la plaga. “Muchos agricultores aplican semanalmente una mezcla de agroquímicos para controlarlos, sin saber qué tan buenos resultados están logrando o si esos son los productos que controlan las especies presentes. Primero debemos saber cuáles son los insectos que nos están afectando para poder enfrentarlos”, afirma la agrónoma.

El material de estudio se depositó en bolsas ziploc y se dispuso en neveras a temperaturas de -20 oC, para conservar el ADN de los insectos presentes en las muestras.

Primero se realizó la extracción del ADN, el cual fue enviado a Corea del Sur para su secuenciación, que es la determinación del orden de la información genética heredable de los seres vivos. Hasta el momento se cuenta con 40 secuencias de trips.

Después se realizó la caracterización morfológica por medio de la observación microscópica del tamaño, el color, la posición de sedas (estructuras similares a pelos pequeños) y otros caracteres morfológicos del cuerpo.

La investigadora explica que “a partir de los datos recibidos se están utilizando programas como Genious, Mega y DnaSP para hacer un análisis bioinformático que permitirá precisar la especie de todos los ejemplares hallados, su ruta evolutiva y su variabilidad genética”.

Los trips son fuertemente atraídos por las flores y también atacan los cultivos de pimentón, tomate y habichuela, entre otros. Para la investigación se tomaron muestras de hojas, flores y frutos en fincas de 14 municipios del Valle del Cauca: Palmira, Cartago, Ulloa, Argelia, La Unión, Versalles, Yotoco, Trujillo, Alcalá, Sevilla, Caicedonia, Pradera, Cerrito y Jumbo.

“Elegimos estas localidades por su actual producción y su potencial en el sector. En el corto plazo planeamos ir a Buenaventura para recoger material de plantas silvestres para comparar las poblaciones de trips”, describe la agrónoma Sánchez sobre su investigación, dirigida por el profesor Jaime Eduardo Muñoz Flórez, de la U.N. Sede Palmira.

Medidas de manejo

Gracias a su clima y a la calidad de los frutos, Colombia tiene grandes ventajas para incursionar de una manera más robusta en la producción de aguacate. Sin embargo, si no se avanza en la formulación de medidas de manejo en torno a los trips ahora que la producción es de menor escala, las pérdidas podrían ser importantes a la hora de dar el salto a las “grandes ligas”, subraya la doctoranda Sánchez.

Agrega que cuando un cargamento de aguacate Hass llega a Estados Unidos –principal comprador en el mundo– pasa por exámenes exhaustivos de cuarentena: “allí buscan evitar el ingreso de nuevas poblaciones en sus cultivos. Si se detectan vestigios de presencia de trips, el cargamento se pierde y esto provoca graves consecuencias económicas para el productor”, advierte.

En un informe publicado en 1999 por Mark S. Hoddle y otros investigadores se reporta que en el estado de California (Estados Unidos) las pérdidas anuales por la afectación de trips en huertos de aguacate oscilaban entre los 7,6 y los 13,4 millones de dólares.

Noticia tomada de Agencia de Noticias UN

Página 1 de 2