Escudo de la República de Colombia
Martes, 04 Diciembre 2018 19:53

Expansión de la frontera agrícola, un cerco para el agua de Palmira

La llegada de los cultivos de caña, pino y eucalipto a las zonas altas y a nacimientos de agua podría disminuir la disponibilidad de recursos hídricos para esta población del Valle del Cauca.

  • csm AgenciaDeNoticias-20181203-01 02 82b9a92dff
  • csm AgenciaDeNoticias-20181203-02 02 26b9cf1de3
  • csm AgenciaDeNoticias-20181203-03 02 0270482789
  • csm AgenciaDeNoticias-20181203-04 02 dd17993a7c
  • csm AgenciaDeNoticias-20181203-05 02 db19bcec73
  • csm AgenciaDeNoticias-20181203-01 02 82b9a92dff
  • csm AgenciaDeNoticias-20181203-02 02 26b9cf1de3
  • csm AgenciaDeNoticias-20181203-03 02 0270482789
  • csm AgenciaDeNoticias-20181203-04 02 dd17993a7c
  • csm AgenciaDeNoticias-20181203-05 02 db19bcec73

Ciertos vacíos que aún existen en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) vigente han permitido que en zonas rurales altas se estén adquiriendo terrenos de gran interés ecológico, para actividades productivas.

“Esta es una situación en la que como Alcaldía competimos con ganaderos, ingenios y otros productores agrícolas por adquirir predios ricos en recursos hídricos”, asegura Patricia Muñoz Muñoz, directora de Gestión del Medio Ambiente del municipio y candidata a magíster en Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira.

Como parte de su tesis de maestría, la investigadora realizó un diagnóstico de los principales problemas y potencialidades ambientales de Palmira como insumo para ejecutar soluciones.

“Otro de los inconvenientes que identificamos es la compra de predios grandes en territorio rural para su parcelación y venta en menores extensiones. Esto puede aumentar la densidad poblacional en esos lugares y generar más impactos en los ecosistemas”, advierte.

Para la profesora María Victoria Pinzón Botero, de la U.N. Sede Palmira y directora de la tesis, tal fenómeno es similar al que ocurre en las extensas áreas urbanas del país, donde muchas personas trasladan sus lugares de vivienda a parcelaciones campestres en suelos rurales, buscando mejores condiciones. Esto supone otros retos para el ordenamiento territorial moderno, observa.

“El municipio avanza en la formulación de un POT de segunda generación que habilite herramientas normativas para responder a estas y otras dinámicas”, explica la directora.

Incumplimientos de constructoras

Una problemática ambiental prioritaria que también identificó la investigadora es el incumplimiento de empresas constructoras en la entrega de zonas de cesión para que el municipio habilite equipamientos como parques, zonas verdes y espacio público.

“Por norma, los proyectos de construcción deben entregar estos espacios. Sin embargo algunos llevan hasta 17 años incumpliendo, o entregan los terrenos en condiciones que no pueden ser recibidas por la administración municipal”, asegura la estudiante.

Por otro lado, el municipio no cuenta con una estación clasificadora y de almacenamiento que permita implementar las rutas selectivas y vincular a las personas que realizan el reciclaje en el aprovechamiento de residuos. La Alcaldía tampoco tiene propiedad sobre sitios para la disposición final de escombros, por lo que estos se deben llevar a predios privados.

La falta de disponibilidad de estos lugares podría incrementar los puntos críticos de acumulación de residuos aumentando el riesgo de proliferación de vectores y enfermedades.

En cuanto a las condiciones de recursos naturales, el municipio cuenta con buena disponibilidad de fuentes hídricas, aunque algunos acueductos veredales requieren mejoras.

Sentados con los actores

En la primera etapa de la investigación se consultaron fuentes secundarias –como los informes de la Alcaldía y de entidades departamentales y nacionales, el POT y sus expedientes, y el Plan de Desarrollo– de las cuales se extrajeron 44 problemáticas ambientales según variables biofísicas, socioespaciales y económicas.

A partir de ello se convocaron mesas de trabajo para depurar la lista de 13 problemáticas fundamentales. Dentro de los participantes estuvieron representantes del sector privado involucrados en temáticas ambientales por la naturaleza de sus actividades, y del sector público, entre dependencias de la Alcaldía, instituciones regionales, centros educativos, empresas de servicios y demás.

Con ellos se trabajó a través de dos metodologías previamente identificadas en la literatura: la matriz DOFA, para determinar potencialidades y oportunidades; y la matriz Vester, para priorizar las problemáticas.

Como potencialidades ambientales del municipio se identificó, además del proceso de construcción del POT moderno y la disponibilidad de agua, la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, que iniciará su contratación en 2019, entre otras oportunidades.

Noticia tomada de Agencia de Noticias UN.

Visto 239 veces Modificado por última vez en Jueves, 05 Diciembre 2019 14:30