Escudo de la República de Colombia
Miércoles, 03 Julio 2019 15:45

Jardines verticales reverdecerían el centro de Palmira

Barrios como Jorge Eliécer Gaitán, Alfonso López, Bizerta, Central, Colombina, Libertadores y Zamorano, algunos ubicados en el centro o en sus inmediaciones, tienen un alto potencial para implementar estos jardines, debido a su poca vegetación, reducido espacio disponible, alto nivel de tráfico y constante tránsito de personas.

En esos sectores florecerían 127 plantas para aportar oxígeno, filtrar metales pesados presentes en el aire y ser hábitat de polinizadores, entre otros servicios ecosistémicos.

Así lo asegura María Camila Mayor Amézquita, estudiante de Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, quien junto con su compañero de carrera, Fabio Restrepo, investigaron sobre los requerimientos de las plantas, las estructuras de los jardines verticales y los barrios con potencial como punto de partida hacia políticas públicas que aporten a la sostenibilidad ambiental del municipio.

Dentro de las plantas aptas se encuentran trepadoras, arbustivas, herbáceas, aromáticas, medicinales y alimenticias. Entre estas se destacan algunas como la “gitana”, que sirve para fines medicinales y cuyas raíces desprenden un olor que ahuyenta a ciertas plagas; “bella a las once”, capaz de atraer polinizadores; y “lantana o pronto alivio”, que es aromática, medicinal y atractiva para las mariposas.

“En las ciudades se presenta el fenómeno “isla de calor”, que consiste en que las temperaturas más altas se concentran en ciertos puntos, debido a factores como la falta de vegetación y el exceso de edificaciones. Con los jardines proponemos abordar esta situación y contribuir a mitigar el cambio climático”, afirma la estudiante.

Durante su investigación se trabajó en torno a tres tipos de jardines verticales no sostenidos en una pared: uno de guadua, de carácter artesanal; otro hecho a partir de botellas PET recicladas, y otro elaborado con tubos de PVC gruesos. Este último fue desarrollado por Alejandra Valencia Izquierdo y Jeison Humberto Mena, estudiantes de Diseño Industrial en la U.N. Sede Palmira, con la dirección de los profesores Boris Villamil y María Victoria Pinzón.

“Los jardines verticales que dependen de una pared requieren de sistemas de drenaje e impermeabilización más complejos para que el agua no genere humedad en el muro. Por ello trabajamos con estructuras independientes que no afectan la infraestructura, permiten jugar con las formas de las plantas y optimizan los espacios a través del diseño”, explica la estudiante Mayor.

De los jardines estudiados se destacó el de botellas PET, ya que no presentó inconvenientes por maleza y permitió establecer las plantas separadas, lo cual evita que compitan por agua y nutrientes, optimizando su crecimiento.

La estudiante destaca que este jardín no resulta costoso o complejo y sus materiales son fáciles de conseguir: “las botellas sirven como soporte para las plantas y la tierra. Por el centro de cada botella pasan tubos de PVC que sirven como sistema de riego y al mismo tiempo soportan la estructura. Se propone pintar las botellas de blanco para que los rayos del sol reboten y no generen resequedad en el suelo ni en las raíces, y por ende no aumente la demanda de agua”.

Proyecto para el campus de la U.N. Sede Palmira

Como un proceso alterno a la investigación sobre requerimientos de plantas y estructuras de jardines –dirigida por la profesora María Victoria Pinzón, de la U.N. Sede Palmira–, se utilizaron sistemas de información geográfica como ArGIS y QGIS para observar la ausencia de zonas verdes y los focos de desgaste urbanístico, y se identificaron algunos de los barrios que tendrían mayor necesidad de implantar esta vegetación.

También se trabajó en una revisión bibliográfica en la que se determinaron requerimientos estructurales de los jardines y casos de éxito de algunas ciudades, principalmente de Alemania. Además se tomó como referente una metodología propuesta por los magísteres Tomás Bolaños y Andrés Moscoso, investigadores de la Universidad Piloto de Colombia, para calificar las plantas con aptitud.

La investigación, que sirvió como trabajo de grado de los estudiantes Mayor y Restrepo, es producto del Proyecto Semillero de Investigación Ambiental, coordinado por la profesora Pinzón y parte del grupo de investigación Prospectiva Ambiental. En el proceso se realizó una sembratón vertical durante la cual se establecieron los jardines en el campus.

“El objetivo con la incorporación de estos y más jardines es configurar un corredor ecológico en la U.N. Sede Palmira como espacio de esparcimiento cultural y educación ambiental, que además permita conectar zonas del campus para insectos polinizadores”, proyecta la estudiante.

Tomado de: Agencia de Noticias UN.

Visto 41 veces Modificado por última vez en Miércoles, 03 Julio 2019 15:52