Escudo de la República de Colombia

Mostrando artículos por etiqueta: maestriacienciasagrarias

En comparación con el método granulado, que tiene un porcentaje bajo de eficiencia –entre 40 y 50 %– la técnica de fertirrigación aumenta hasta un 90 % la absorción de nutrientes por parte de la planta.

Con medidores de tensión y humedad, investigadores determinaron la cantidad de agua que requería un cultivo, con el fin de implementar algunas herramientas que ayuden a optimizar el uso este recurso.

En cultivos examinados en el Valle del Cauca se encontró que el complejo de patógenos que causan esta enfermedad –una de las que más afecta a las plantaciones– son cuatro especies de hongos del género Colletotrichum spp.

A Andrés Mauricio Posso Terranova lo define la constancia. A sus 40 años, este palmirano egresado de la Universidad Nacional de Colombia - Sede Palmira (UNAL Palmira) ha recorrido un camino académico excepcional. Entre sus logros se destaca haber logrado describir tres nuevas especies de ranas arlequín venenosas en Colombia y ser merecedor de una nominación al premio de ‘Excelencia a la enseñanza’ en la Universidad de Saskatchewan (USask).

Publicado en Sede

Con la incorporación del 10 % de tomillo en la dieta de las comúnmente conocidas como moscas de la fruta, estas alcanzaron un peso promedio de producción de 2,51 gramos.

Durante un estudio, este forraje alcanzó mejores indicadores de producción, materia seca y proteína que los materiales usualmente empleados en el municipio, cuyos suelos ácidos y poco fértiles elevan los gastos de alimentación de los bovinos.

  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-01 016379c20a
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-02 87b623347d
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-03 c8c0fb618d
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-04 4604c1bdc6
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-05 3e27b8b723
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-01 016379c20a
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-02 87b623347d
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-03 c8c0fb618d
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-04 4604c1bdc6
  • csm AgenciaDeNoticias-20190308-05 3e27b8b723

Mientras las introducciones de botón de oro alcanzan valores que rondan el 17 % del índice de proteína, uno de los clones evaluados durante la investigación presentó un 20,5 %. Así lo asegura Paulo Andrés Castro León, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira.

Este clon (planta genéticamente idéntica a otra), obtenido en Ansermanuevo (Valle del Cauca), forma parte del grupo de 44 procedencias colectadas en la Región Andina por el profesor Sanín Ortiz Grisales, de la U.N. Sede Palmira, entre 2012 y 2014. El material se evaluó junto con otras cuatro introducciones de botón de oro.

El zootecnista Castro señala que “se destacó sobre los otros por presentar las mejores características nutricionales y productivas, de ramas por sitio y biomasa forrajera (peso del forraje); así mismo tuvo una producción máxima de 0,6 kilos por m2 cada 60 días, lo que resulta un buen indicador en el contexto de la región”.

Así mismo, el clon presentó bajos valores de fibra detergente ácida, lo cual favorece su digestibilidad. Por estas razones, el material representa una alternativa para las condiciones agroclimáticas del municipio, ya que resiste las condiciones de acidez y poca fertilidad del suelo y soporta cortes frecuentes propios de la actividad ganadera.

“La alimentación de la ganadería en el norte del Cauca está basada en pasturas de bajo contenido de proteína digestible y alta tasa de fibra, lo que lleva al uso de alimentos concentrados para suplir los bajos niveles nutricionales. Para reducir los costos, la ganadería de carne y leche se debe sostener en el uso de forrajes de especies de alta producción y eficiencia”, afirma el estudiante.

Selección ponderada

El botón de oro es un arbusto de la familia Compositae que crece en condiciones climáticas variadas, desde el nivel del mar hasta los 2.700 metros de altitud. Antes de esta investigación, la doctora Vilma Holguín evaluó las características agronómicas y nutricionales de las 44 introducciones de la colección de botón de oro y seleccionó las cinco mejores.

A partir de ahí se avanzó al cultivo experimental de las introducciones elegidas. En total se establecieron cinco bloques, cada uno con las cinco introducciones dispuestas en un orden aleatorio: “realizamos estas repeticiones para que las condiciones específicas del suelo no afectaran los resultados”, explica el investigador.   

A los 60 días después de establecer las estacas –fragmento de tallo de un árbol que se introduce en el suelo para el cultivo– se realizó un primer corte para hacer uniformes las dimensiones. Dos meses después se hizo la primera evaluación de la biomasa forrajera, el número de ramas, las características nutricionales y la relación entre el peso de las hojas y del tallo.

“Para determinar cuál era el mejor clon aplicamos el índice de selección ponderada, una fórmula matemática que otorga un peso a cada criterio en la evaluación, según su nivel de importancia. Así, se tuvieron en cuenta los valores de materia seca, cenizas (minerales), extracto etéreo (grasas), proteína y fibra”, detalla el investigador.

En ese orden, los dos mejores clones fueron el originario de Ansermanuevo y el de Finlandia, municipio de Quindío.

Acondicionado poscosecha

Después de identificar la mejor introducción de Tithonia diversifolia en cuanto a la respuesta productiva y nutricional, se procedió a evaluar dos métodos de secado; con el primero, natural y realizado con un secador construido con plástico, el proceso tomó ocho horas, y con el segundo, en el que se emplea un silo a gas propano, se logró secar el forraje en ocho horas.

“Secar el forraje es fundamental para elaborar harina integral y así lograr una estabilidad química y microbiológica que permita preservar las propiedades nutricionales. De esta manera se optimiza la calidad del forraje frente a los procesos de transporte, almacenamiento, distribución y consumo”, asegura.

Según la Alcaldía de Santander de Quilichao, en 2017 se sacrificaron 6.380 reses en el Frigorífico Quilichao E.I.C.E, para un promedio mensual de 530, pese a que el nivel de equilibrio económico para el funcionamiento de esta planta se encuentra en 1.200 reses al mes.

Noticia tomada de Agencia de Noticias UN.

Como una alternativa a los costosos concentrados para la producción de cachama blanca se desarrolló un ensilaje a base de estas dos plantas, vísceras de pescado, melaza y yogur, que podría sustituir el 50 % de la dieta tradicional que usan los productores de Buenaventura.

  • csm AgenciaNoticias 20190225-01 01 8a18d8dce2
  • csm AgenciaNoticias 20190225-02 01 35cfd1955a
  • csm AgenciaNoticias 20190225-03 01 2b2ce877b8
  • csm AgenciaNoticias 20190225-04 01 652e87f20b
  • csm AgenciaNoticias 20190225-05 01 2576d64894
  • csm AgenciaNoticias 20190225-01 01 8a18d8dce2
  • csm AgenciaNoticias 20190225-02 01 35cfd1955a
  • csm AgenciaNoticias 20190225-03 01 2b2ce877b8
  • csm AgenciaNoticias 20190225-04 01 652e87f20b
  • csm AgenciaNoticias 20190225-05 01 2576d64894

Tales insumos les permitirían a estas comunidades elaborar ensilaje, aprovechar residuos y reducir en un 11 % los costos de producción por alimentación de los peces. 

El ensilaje, con capacidad para sustituir la mitad de la dosis de concentrado comercial en la dieta de cachamas blancas, fue desarrollado por investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira. 

Teniendo en cuenta que producir un kilo de ensilaje cuesta 1.810 pesos, y el kilo de concentrado comercial vale alrededor de 2.340 pesos, tal sustitución del 50 % en la dieta permitiría ahorrar la novena parte de la inversión en la alimentación de las cachamas. 

“El botón de oro (Tithonia diversifoliacrece de manera natural en territorios de Buenaventura, y la papa china (Colocasia esculenta) es un cultivo cuya cosecha suele dejar excedentes. Si tenemos en cuenta que las vísceras son un residuo de la industria pesquera, estamos hablando de materias primas locales que hoy no se aprovechan”, destaca el zootecnista Álvaro Javier Domínguez Ramírez, candidato a magíster en Ciencias Agrarias de la U.N. Sede Palmira. 

Después de evaluar en 405 peces la ganancia en peso, la mortalidad y la aceptación (qué tanto del ensilaje proporcionado consumían), se encontró que no había mayor diferencia estadística entre alimentarlos solo con concentrado comercial y hacerlo con una dieta compuesta parcialmente de ensilaje. También se comprobaron buenos indicadores en proteína y digestibilidad de los ensilajes. 

La producción y el consumo de cachama blanca está tomando una gran fuerza en todo el país. Según un informe publicado en 2015 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), la cachama blanca representa el 13 % de la producción nacional en el sector.  

“Tiene una ventaja en comparación con la tilapia y la trucha, y es que es menos visible para depredadores como garzas, murciélagos, águilas y otras aves como el martín pescador. Por eso los productores enfrentan menos riesgos de perder algunos de los peces que cultivan en sus tanques abiertos”, explica el investigador. 

Calidad y fácil acceso 

El proyecto se desarrolló en alianza con la Fundación EPSA, con el objetivo de seleccionar las materias primas idóneas para alimentar y nutrir a los peces en el corregimiento de Sabaletas, Buenaventura, donde no hay un fácil acceso a fuentes de alimentación para especies productivas. 

Los investigadores se reunieron con la comunidad y en una serie de encuentros evaluaron una lista de 28 alternativas, entre las también que se encontraban la yuca, el borojó, el arazá y el chontaduro. 

“Para elegir los insumos definimos como criterios la calidad nutricional, la facilidad con que se podía acceder a ellos y la medida en que su aprovechamiento para piscicultura podía entrar o no en conflicto con la disponibilidad de alimento para las personas de la región”, explica el candidato a magíster. 

Tras seleccionar el botón de oro y la papa china se avanzó en la formulación del ensilaje, etapa en la cual se comparó el nivel de proteína y la digestibilidad de tres combinaciones diferentes, variando las proporciones de los insumos. Mientras el yogur aporta al ensilaje aporta al ensilaje bacterias que contribuyen a su conservación, la melaza cumple con activar tales microorganismos. 

Cuando se obtuvieron las proporciones ideales se adelantó la evaluación del ensilaje en la alimentación de los peces. Se compararon tres dietas diferentes: una compuesta totalmente por concentrado comercial y las otras dos con la sustitución parcial de este alimento, en diferentes dosis. 

Para cada dieta se dispuso de tres tanques con 45 peces cada uno, que se estudiaron por cuatro meses. Los datos obtenidos se procesaron con el software de análisis estadístico SAS. 

Los resultados mostraron una diferencia estadística irrelevante entre los tres tratamientos, lo que permite concluir que el concentrado comercial se puede sustituir hasta en un 50 % por el ensilaje. 

El proceso se socializó con la comunidad del corregimiento, a lo largo de año y medio de capacitaciones para estudiantes de bachillerato de noveno, décimo y once; también mediante visitas de asistencia para productores de peces o aquellos que buscaban empezar a desempeñarse en la piscicultura. 

“Esta alternativa aporta a la soberanía y seguridad alimentaria de la comunidad al reducir su dependencia de los concentrados comerciales, que están hechos en gran parte con insumos importados”, concluye el zootecnista. 

Según el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Sostenible, en 2017 la piscicultura nacional alcanzó una producción de 120.230 toneladas.

Tomada de Agencia de Noticias UN.

Un aislamiento de Phytophthora cinnamomi obtenido en una finca del Cauca demostró la mayor agresividad entre los 34 hallados en cultivos de 13 municipios de Risaralda, Valle del Cauca y Cauca.

  • csm AgenciaDeNoticias-20190224-01 01 17207a2481
  • csm AgenciaDeNoticias-20190224-02 01 f4c8cfc35c
  • csm AgenciaDeNoticias-20190224-03 01 b8e1d32ea8
  • csm AgenciaDeNoticias-20190224-04 01 ba334a8c97
  • csm AgenciaDeNoticias-20190224-05 01 ef79537d9a
  • csm AgenciaDeNoticias-20190224-01 01 17207a2481
  • csm AgenciaDeNoticias-20190224-02 01 f4c8cfc35c
  • csm AgenciaDeNoticias-20190224-03 01 b8e1d32ea8
  • csm AgenciaDeNoticias-20190224-04 01 ba334a8c97
  • csm AgenciaDeNoticias-20190224-05 01 ef79537d9a

Tres casos se destacaron por su gran capacidad para colonizar e infectar el tejido de aguacate Hass: dos de los hallados en Cauca, en los municipios de Tambo (el más agresivo) y Cajibío, y otro encontrado en el Valle del Cauca, en el municipio de Dagua.

“Realizamos las pruebas con árboles de la variedad Hass por ser la más utilizada comercialmente y porque está reportada como el material más susceptible a la pudrición radical, explica Carol Julieth Marulanda Medina, magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, cuya investigación permitió caracterizar e identificar los aislamientos.

El aguacate Hass es la segunda fruta más exportada del país (la primera es el banano), con ventas que alcanzaron los 53 millones de dólares en 2017, cuando en 2010 esa cifra solo llegó a los 108.000 dólares, según Procolombia.

“En condiciones de humedad alta y mal drenaje es donde Phytophthora cinnamomi puede proliferar mejor; desde el suelo penetra en las raíces y va subiendo a través de los tejidos vasculares impidiendo la circulación de agua y nutrientes”, explica la magíster.

En las pruebas, este microorganismo demostró capacidad de ocasionar, en una semana, el amarillamiento de las hojas, y finalmente la pudrición del árbol.

Según estima la investigadora, en condiciones de invernadero Phytophthora cinnamomi puede generar la pérdida de entre el 30 y el 50 % de los árboles de un cultivo, y en campo puede ennegrecer las raíces de las plantas de cualquier edad.

Por otro lado, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) estima que en los últimos años este patógeno afectó el 46 % de los árboles de aguacate en los Montes de María, subregión del Caribe colombiano, provocando un enorme impacto en la producción de esta zona.

Para enfrentar estas situaciones, los aislamientos obtenidos aportan a la creación de un banco de cepas patogénicas que permitirían desarrollar más investigaciones y pruebas en aras de identificar variedades de aguacate más tolerantes a la enfermedad.

Pudrición radical

La investigación se realizó en colaboración con Agrosavia, corporación que había identificado antes los puntos de mayor incidencia de la enfermedad de la “pudrición radical” del aguacate en el suroccidente colombiano.

En 30 fincas, 10 por cada departamento, se tomaron muestras de suelo y raíces que se llevaron al Laboratorio de Fitopatología en el Centro de Investigación de Agrosavia en Palmira, en donde los aislamientos obtenidos se purificaron y caracterizaron. Por medio de observaciones macro y microscópicas se realizó la caracterización morfológica, teniendo en cuenta el crecimiento, la forma, la coloración y las estructuras reproductivas.

Además se realizó un estudio molecular para verificar que los aislamientos correspondieran a Phytophthora cinnamomi, utilizando técnicas como PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y enzimas de restricción, que permitieron determinar el género y la especie.   

“La técnica de las enzimas de restricción nos permitió evitar la secuenciación del ADN, que solo es posible enviando el material genético a países que cuenten con los equipos requeridos. Así, en una semana logramos obtener resultados confiables en cuanto a la caracterización molecular”, detalla la investigadora Marulanda sobre esta técnica, ampliamente utilizada en muchas áreas de la biología molecular.

Mejores patrones

Para mitigar el impacto de la pudrición radical en los aguacates, muchos productores comienzan por sembrar variedades resistentes, denominadas como “patrones”. Cuando se ha formado parte del tronco, se realiza un corte y es allí donde se injerta la copa de variedades comerciales. El objetivo de este procedimiento es evitar el contacto con el suelo de las variedades comerciales, muchas de las cuales son altamente vulnerables a la enfermedad.

En los árboles de la variedad Hass hicimos inoculaciones con micelio  (estructura reproductiva) de los aislamientos en heridas de los tallos”, explica la magíster. En total se inocularon 120 árboles que se evaluaron durante quince días, observando el largo y ancho del tejido colonizado por el patógeno y la velocidad con que avanzaba la enfermedad. A partir de ello se determinaron los casos de mayor impacto en menor tiempo.

“El siguiente paso de la investigación es realizar pruebas de inoculación en diferentes patrones con los aislamientos más agresivos identificados. Así, se conocerán las variedades más tolerantes a la enfermedad y se promoverá su uso como patrones en los viveros productores”, concluye la investigadora.

Tomada de Agencia de Noticias UN.

Los niveles de plomo, arsénico, cadmio, níquel, cromo, cobalto y mercurio en los suelos del Valle del Cauca se encuentran, a nivel general, dentro de los rangos que no ameritan intervención para evitar que afecten, por toxicidad, a organismos que habiten allí, a los cultivos o a las fuentes hídricas.

  • csm AgenciaDeNoticias-20190220-01 01 fe24e2a0e6
  • csm AgenciaDeNoticias-20190220-02 01 06ad982497
  • csm AgenciaDeNoticias-20190220-03 01 308fe9f7ef
  • csm AgenciaDeNoticias-20190220-04 01 860f56c6a4
  • csm AgenciaDeNoticias-20190220-05 01 8e691a6324
  • csm AgenciaDeNoticias-20190220-01 01 fe24e2a0e6
  • csm AgenciaDeNoticias-20190220-02 01 06ad982497
  • csm AgenciaDeNoticias-20190220-03 01 308fe9f7ef
  • csm AgenciaDeNoticias-20190220-04 01 860f56c6a4
  • csm AgenciaDeNoticias-20190220-05 01 8e691a6324

Según un estudio global con muestreos en 10 cuencas de ríos del departamento en las zonas planas y en el piedemonte del Valle del Cauca, las concentraciones de mercurio son casi indetectables.

No obstante, como se trata de resultados globales, estos no descartan que en zonas específicas algunas actividades como la minería o una equivocada disposición de residuos químicos puedan acumular concentraciones altas de metales pesados.

Así lo asegura el profesor Germán Rueda Saa, de la Facultad de Ingeniería y Administración de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, quien advierte que en Colombia aún no existen indicadores para saber en qué punto los metales pesados en los suelos llegan a ser tóxicos, teniendo en cuenta que ese umbral puede ser distinto en cada lugar según sus características.

Los resultados de la investigación se constituyen en insumo para definir a futuro los valores de referencia del Valle del Cauca, tarea que resulta vital para salvaguardar la calidad de los suelos.

“Las concentraciones se encuentran dentro de los niveles de referencia deseables establecidos para Europa. Además, como nuestros suelos son predominantemente arcillosos, favorecen la fijación de esos metales para dificultar que lleguen a fuentes hídricas y a las plantas”, enfatiza.

El investigador asegura que los niveles hallados son un buen síntoma del potencial agroindustrial del departamento y constituyen un componente esencial a la hora de pronosticar que se puede mantener la capacidad para generar alimentos en la región: “con los resultados tenemos una línea base para mostrarles a los productores en qué estado reciben los suelos y cómo deben mantenerlos, lo que representa una garantía para nuestra soberanía y seguridad alimentaria”.

10 cuencas hidrográficas

Durante el estudio, financiado por la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), se tomaron muestras en cerca de 500 áreas priorizadas de la zona plana y del piedemonte del departamento. “La parte alta no entró en la investigación porque queríamos concentrar el estudio en zonas con mayor producción agrícola, avícola, porcícola e industrial”, explica el profesor Rueda.

De esta manera, desde 2017 el estudio ha permitido cubrir el territorio de las cuencas hidrográficas –zonas de influencia– de los ríos Yumbo, Jamundí, Arroyohondo, Lili Meléndez Cañaveralejo, Guachal, Guabas, Sonso, Guadalajara, San Pedro y Tuluá.

Siguiendo la metodología del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, se tomaron varias muestras en las áreas priorizadas. Para cada zona se realizó la mezcla y homogeneización de las respectivas muestras, para que sus resultados fueran más representativos. El análisis físico, químico y de metales pesados estuvo a cargo de laboratorios acreditados por el Instituto Colombiano Agropecuario y por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales.

“El trabajo también contó con la participación de los investigadores Juan Carlos Menjivar, profesor de la U.N. Sede Palmira, y Liseth González Delgado, magíster en Ciencias Agrarias de la Institución”, precisa el docente Rueda.

El estudio se enfocará ahora en la toma de muestras y pruebas de laboratorio en otras cuatro cuencas del departamento, y se analizará qué porcentaje de los niveles de metales pesados hallados es producto de actividades humanas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), la contaminación del suelo no suele evaluarse de manera directa ni percibirse, por lo que configura un peligro oculto con graves consecuencias.

Entre las afectaciones de la contaminación, la FAO incluye la reducción de los rendimientos agrícolas, al dificultar el metabolismo de las plantas, y un daño directo en los organismos que viven en el suelo. En cuanto a los metales pesados, la Organización sostiene que su elevada presencia en el suelo plantea graves riesgos para la salud humana.

Tomada de Agencia de Noticias UN.

Últimas noticias

Últimas noticias

Últimas noticias

Últimas noticias