Escudo de la República de Colombia

Mostrando artículos por etiqueta: pregrado

El 5 de noviembre de 2020 se celebró el inicio de un nuevo aniversario fundacional. Hace 86 años fue creada la otrora Escuela Superior de Agricultura Tropical del Valle del Cauca (ESAT) hoy Universidad Nacional de Colombia – Sede Palmira, gracias a la ley 132 de 1931, liderada por nuestro padre fundador: Demetrio García Vásquez, quien se desempeñaba como Senador de la República. 

Publicado en Sede

La Universidad Nacional de Colombia – Sede Palmira (UNAL Palmira) celebra sus 86 años de existencia, en los que ha contribuido a la formación de miles de profesionales y al desarrollo del Pacífico colombiano desde la investigación y la extensión.

Publicado en Sede

Las matemáticas son su pasión y siempre busca entender el mundo a través de los razonamientos propios de esta ciencia milenaria. Se considera un profesor exigente pero cercano a sus estudiantes, es un personaje multifacético y enamorado de la educación. Conozca un poco más sobre personaje destacado.

Es el primer economista en su familia, pero no el primer maestro. Proviene de familia de educadores y él no fue la excepción: es profesor del departamento de Ciencias Sociales de la Facultad de Ingeniería y Administración de la Universidad Nacional de Colombia – Sede Palmira (UNAL Palmira), y considera que, desde su vocación y ejercicio docente, puede aportar en  procesos de transformación de vidas, de territorios y de sociedad. 

El  Consejo  Superior Universitario, en sesión realizada el 8 de septiembre del año en curso y surtidos todos los trámites reglamentarios previstos en la Ley y la normatividad interna, designó a los siguientes profesores como decanos de las facultades de la Universidad Nacional de Colombia - Sede Palmira, para el período 2020 – 2022

 

Publicado en Sede

El empeño y la dedicación de los estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Tumaco los han llevado a formarse como líderes y grandes profesionales, cuya meta es sacar adelante a su región.

Publicado en Sede

La sección de Prácticas y Pasantías de la Universidad Nacional de Colombia - Sede Palmira informa a los estudiantes de los siete programas académicos de la Sede que se encuentra abierta la convocatoria para realizar prácticas y pasantías para el semestre 2020-2. 

Publicado en Sede

A raíz de la cuarentena obligatoria preventiva que atraviesa el país a causa del Covid-19, la Biblioteca UNAL Sede Palmira se ha adaptado para continuar prestando sus servicios y apoyar a la comunidad académica. Las acciones incluyen talleres en recursos bibliográficos y acompañamiento en la búsqueda de material bibliográfico. 

Publicado en Sede

Como una alternativa a los costosos concentrados para la producción de cachama blanca se desarrolló un ensilaje a base de estas dos plantas, vísceras de pescado, melaza y yogur, que podría sustituir el 50 % de la dieta tradicional que usan los productores de Buenaventura.

  • csm AgenciaNoticias 20190225-01 01 8a18d8dce2
  • csm AgenciaNoticias 20190225-02 01 35cfd1955a
  • csm AgenciaNoticias 20190225-03 01 2b2ce877b8
  • csm AgenciaNoticias 20190225-04 01 652e87f20b
  • csm AgenciaNoticias 20190225-05 01 2576d64894
  • csm AgenciaNoticias 20190225-01 01 8a18d8dce2
  • csm AgenciaNoticias 20190225-02 01 35cfd1955a
  • csm AgenciaNoticias 20190225-03 01 2b2ce877b8
  • csm AgenciaNoticias 20190225-04 01 652e87f20b
  • csm AgenciaNoticias 20190225-05 01 2576d64894

Tales insumos les permitirían a estas comunidades elaborar ensilaje, aprovechar residuos y reducir en un 11 % los costos de producción por alimentación de los peces. 

El ensilaje, con capacidad para sustituir la mitad de la dosis de concentrado comercial en la dieta de cachamas blancas, fue desarrollado por investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira. 

Teniendo en cuenta que producir un kilo de ensilaje cuesta 1.810 pesos, y el kilo de concentrado comercial vale alrededor de 2.340 pesos, tal sustitución del 50 % en la dieta permitiría ahorrar la novena parte de la inversión en la alimentación de las cachamas. 

“El botón de oro (Tithonia diversifoliacrece de manera natural en territorios de Buenaventura, y la papa china (Colocasia esculenta) es un cultivo cuya cosecha suele dejar excedentes. Si tenemos en cuenta que las vísceras son un residuo de la industria pesquera, estamos hablando de materias primas locales que hoy no se aprovechan”, destaca el zootecnista Álvaro Javier Domínguez Ramírez, candidato a magíster en Ciencias Agrarias de la U.N. Sede Palmira. 

Después de evaluar en 405 peces la ganancia en peso, la mortalidad y la aceptación (qué tanto del ensilaje proporcionado consumían), se encontró que no había mayor diferencia estadística entre alimentarlos solo con concentrado comercial y hacerlo con una dieta compuesta parcialmente de ensilaje. También se comprobaron buenos indicadores en proteína y digestibilidad de los ensilajes. 

La producción y el consumo de cachama blanca está tomando una gran fuerza en todo el país. Según un informe publicado en 2015 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), la cachama blanca representa el 13 % de la producción nacional en el sector.  

“Tiene una ventaja en comparación con la tilapia y la trucha, y es que es menos visible para depredadores como garzas, murciélagos, águilas y otras aves como el martín pescador. Por eso los productores enfrentan menos riesgos de perder algunos de los peces que cultivan en sus tanques abiertos”, explica el investigador. 

Calidad y fácil acceso 

El proyecto se desarrolló en alianza con la Fundación EPSA, con el objetivo de seleccionar las materias primas idóneas para alimentar y nutrir a los peces en el corregimiento de Sabaletas, Buenaventura, donde no hay un fácil acceso a fuentes de alimentación para especies productivas. 

Los investigadores se reunieron con la comunidad y en una serie de encuentros evaluaron una lista de 28 alternativas, entre las también que se encontraban la yuca, el borojó, el arazá y el chontaduro. 

“Para elegir los insumos definimos como criterios la calidad nutricional, la facilidad con que se podía acceder a ellos y la medida en que su aprovechamiento para piscicultura podía entrar o no en conflicto con la disponibilidad de alimento para las personas de la región”, explica el candidato a magíster. 

Tras seleccionar el botón de oro y la papa china se avanzó en la formulación del ensilaje, etapa en la cual se comparó el nivel de proteína y la digestibilidad de tres combinaciones diferentes, variando las proporciones de los insumos. Mientras el yogur aporta al ensilaje aporta al ensilaje bacterias que contribuyen a su conservación, la melaza cumple con activar tales microorganismos. 

Cuando se obtuvieron las proporciones ideales se adelantó la evaluación del ensilaje en la alimentación de los peces. Se compararon tres dietas diferentes: una compuesta totalmente por concentrado comercial y las otras dos con la sustitución parcial de este alimento, en diferentes dosis. 

Para cada dieta se dispuso de tres tanques con 45 peces cada uno, que se estudiaron por cuatro meses. Los datos obtenidos se procesaron con el software de análisis estadístico SAS. 

Los resultados mostraron una diferencia estadística irrelevante entre los tres tratamientos, lo que permite concluir que el concentrado comercial se puede sustituir hasta en un 50 % por el ensilaje. 

El proceso se socializó con la comunidad del corregimiento, a lo largo de año y medio de capacitaciones para estudiantes de bachillerato de noveno, décimo y once; también mediante visitas de asistencia para productores de peces o aquellos que buscaban empezar a desempeñarse en la piscicultura. 

“Esta alternativa aporta a la soberanía y seguridad alimentaria de la comunidad al reducir su dependencia de los concentrados comerciales, que están hechos en gran parte con insumos importados”, concluye el zootecnista. 

Según el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Sostenible, en 2017 la piscicultura nacional alcanzó una producción de 120.230 toneladas.

Tomada de Agencia de Noticias UN.

En un estudio de 57 animales en cautiverio estos pesaron en promedio un 36 % menos al término de su periodo de lactancia cuando fueron criados en temporada de calor y pocas lluvias y sus madres recibieron una dieta de menor calidad.

  • csm AgenciaDeNoticias-20190222-01 bee5a1bec0
  • csm AgenciaDeNoticias-20190222-02 3e8f5a5574
  • csm AgenciaDeNoticias-20190222-03 b6a323b755
  • csm AgenciaDeNoticias-20190222-04 05 dfe2fb2ee0
  • csm AgenciaDeNoticias-20190222-05 989d54dfc0
  • csm AgenciaDeNoticias-20190222-01 bee5a1bec0
  • csm AgenciaDeNoticias-20190222-02 3e8f5a5574
  • csm AgenciaDeNoticias-20190222-03 b6a323b755
  • csm AgenciaDeNoticias-20190222-04 05 dfe2fb2ee0
  • csm AgenciaDeNoticias-20190222-05 989d54dfc0

Bajo estas condiciones pesaron 90 gramos, mientras que con temperaturas más bajas y una mejor dieta pesaron 140.5 gramos, según las pruebas realizadas para preservar la especie Didelphis marsupialis en el municipio de Jamundí, Valle del Cauca.

Tales condiciones también incrementaron el nivel de estrés de las zarigüeyas comunes en etapa de lactancia, les provocaron pérdida de pelo y las llevaron a incurrir en conductas caníbales.

De esta manera, ambos factores resultan determinantes para la reproducción de estos animales silvestres, para su bienestar durante las primeras doce semanas de vida y para la ganancia de peso después del “destete”, etapa en la que las crías dejan de depender de sus madres para alimentarse.

Así lo asegura la zootecnista Lina Marcela Gómez López, candidata a magíster en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, quien identificó condiciones de bienestar animal propicias para la zoocría de estos marsupiales, teniendo en cuenta la disminución de su población en la región.

“Las zarigüeyas se alimentan de frutas, hojas, néctar de las flores y pequeños vertebrados e invertebrados. Como los agroecosistemas tradicionales en el Valle cambiaron paulatinamente hacia un predominio de cultivos de caña de azúcar, el hábitat de los animales se fue haciendo más hostil”, explica la investigadora.

Así mismo, en el corregimiento de Robles, Jamundí, observó que algunas comunidades afrodescendientes, acostumbradas ancestralmente a cazar zarigüeyas, reportaron una menor disponibilidad de estas en el territorio.

“Las zarigüeyas aportan los servicios ecosistémicos de dispersión de semillas y de control biológico, como depredadoras de especies que pueden transmitir enfermedades al ser humano como la rabia. Además su cría puede ser una alternativa sostenible para las comunidades que las cazan y las consumen, reduciendo así la presión sobre la especie en la zona”, declara la investigadora Gómez.

Indicador de bienestar

Para identificar condiciones de bienestar animal propicias, la zootecnista tomó como referencia “las 5 libertades” establecidas en el protocolo europeo Welfare Quality®, relativas al hambre y la sed; la expresión del comportamiento natural a las enfermedades; las lesiones y el dolor; las condiciones físicas y térmicas adecuadas; y al miedo y las angustias.

A manera de indicador, la investigadora observó durante cuatro meses el comportamiento de 15 zarigüeyas distribuidas en tres grupos de cinco, cada uno alimentado con una dieta diferente. Con ese fin, estableció 18 cámaras de visión nocturna que funcionaron entre las 6 p. m. y las 6 a. m., horario de mayor actividad de estos marsupiales.

“Observamos sus desplazamientos y el tiempo que invertían en acicalarse, descansar, alimentarse y en realizar estereotipias (movimientos repetitivos causados por el estrés)”, describe.

Con la dieta que tenía menos proteína, las zarigüeyas pasaron más tiempo realizando estereotipias y comiendo, y menos tiempo acicalándose y descansando, indicadores que reflejan el mayor nivel de estrés en los tres escenarios evaluados.

Aunque se alcanzaron mejores indicadores con la dieta que tenía más proteína, las zarigüeyas siguieron dando ciertas muestras de estrés, hecho que la investigadora le adjudica a la necesidad de jaulas de mayor tamaño.

“Trabajamos en una instalación con árboles alrededor y aspersión constante de partículas de agua diminutas para reducir la temperatura. Sin embargo creemos que estos animales necesitan jaulas más grandes que las que dispusimos por individuo, que son de 70 x 70 x 60 cm”, explica la investigadora.

Todo bien hasta que llegó El Niño

La investigación fue dirigida por las profesoras Lucena Vásquez y Luz Stella Muñoz, ambas de la U.N. Sede Palmira. Para evaluar el peso de las zarigüeyas en etapa de lactancia se compararon tres grupos de crías provenientes de las mismas madres, en periodos de tiempo diferentes: en el primero las madres fueron alimentadas con una dieta de 30 % de proteína a base de patas y pescuezo de pollo; en el segundo y el tercero las madres recibieron ese mismo porcentaje de proteína, pero a base de mollejas, corazones e hígados de pollo.

“Las patas y pescuezos proveen elastinas y colágeno que ayudan al crecimiento del músculo, pero su proteína es de menor calidad. Las mollejas, corazones e hígados aportan globulina, que favorece la producción de leche por parte de las madres”, explica la investigadora Gómez.

Al término de las doce semanas de lactancia, en el primer grupo solo sobrevivió una de las 16 zarigüeyas (6,25 %), mientras que en el segundo siguieron con vida 15 de 24 (62,5 %), y en el tercero lo lograron 15 de 17 (88,2 %).

“El primer grupo se crió en el segundo semestre de 2015. Todo iba bien hasta que las condiciones de calor y pocas lluvias se hicieron más intensas por el fenómeno de El Niño. Por otro lado, cuando empezamos a criar las zarigüeyas del tercer grupo, las madres ya llevaban más tiempo alimentadas con la dieta de mejor calidad”, relata la zootecnista.

Por esta razón, concluye que las zonas geográficas del país con temperaturas inferiores a los 22 °C serían más propicias para la cría en cautiverio de las zarigüeyas. Además una dieta con 30 % de proteína a base de mollejas, corazones e hígados de pollo es una buena alternativa alimentaria para reducir el estrés y mejorar el peso y el bienestar de los animales.

Tomada de Agencia de Noticias UN.

Página 1 de 2

Últimas noticias

Últimas noticias

Últimas noticias

Últimas noticias