Escudo de la República de Colombia

Cien años de soledad, fuente de enseñanza científica en San Andrés

En este proceso pedagógico, en el que también se abordaron otras obras de Gabriel García Márquez, participaron 4.585 personas entre alumnos, profesores, funcionarios públicos y turistas.

  • csm AgenciaNoticias 20181106-01 01 75d96f1b42
  • csm AgenciaNoticias 20181106-02 01 48d753c545
  • csm AgenciaNoticias 20181106-03 01 1f0a3012d2
  • csm AgenciaNoticias 20181106-04 01 f8a472ec86
  • csm AgenciaNoticias 20181106-05 01 2e28dbcd16
  • csm AgenciaNoticias 20181106-01 01 75d96f1b42
  • csm AgenciaNoticias 20181106-02 01 48d753c545
  • csm AgenciaNoticias 20181106-03 01 1f0a3012d2
  • csm AgenciaNoticias 20181106-04 01 f8a472ec86
  • csm AgenciaNoticias 20181106-05 01 2e28dbcd16

Varios de los talleres se adelantaron en el Jardín Botánico de San Andrés, donde los asistentes observaron 60 de las 84 plantas del Caribe que el Nobel colombiano describe en Cien años de soledad, según la profesora Adriana Santos Martínez, directora de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Caribe. 

“Quisimos generar aprendizajes significativos y apropiación social a través de lúdicas que rompieran con la desmotivación o apatía que pueden llegar a tener los jóvenes hacia el conocimiento. Así, los acercamos a temas como la biología, las fuentes de energía alternativas y la literatura, mientras le rendíamos un homenaje a Gabo”, destaca la directora. 

Como parte del proceso, los talleristas condujeron a los jóvenes y potenciales multiplicadores de la metodología a lo largo de un viaje por las maravillas que Melquíades y los gitanos llevaron a Macondo. Imanes, mecánica y hasta la escritura de palabras en sánscrito fueron otros de los temas que se abordaron en las jornadas para propiciar un vínculo entre los asistentes y la obra del Nobel. 

Clases en el Jardín 

Durante el proyecto se dispusieron dos espacios en el Jardín Botánico (unidad académica de la U.N. Sede Caribe), el primero con una exposición sobre Cien años de soledad, y el segundo con una serie de juegos como rompecabezas del animalario de Macondo, ruedas de la memoria, sistemas de palancas generadores de energía, relojes que indicaban las horas en las que el sol es más nocivo, kits para la elaboración de juguetes y paraguas con información sobre radiación ultravioleta, entre otros. 

También se propiciaron espacios de aprendizaje en la Casa Bioclimática Coralina y en el Museo de la Ciencia y el Juego de la U.N. Sede Bogotá (en una salida realizada), a donde se llevó una exposición sobre energías renovables. “Los temas ambientales que trabajamos son muy importantes en un contexto como el de San Andrés y Providencia, que es reserva de biosfera (zona de especial interés ecológico)”, declaró la directora Santos, quien expresó su interés en que la sustentabilidad ambiental sea bandera en todo lo que hacen los isleños. 

El proceso también comprendió talleres en colegios de las Islas; de hecho 3.461 de los participantes son estudiantes de instituciones educativas de grados de transición hasta once. 

El proyecto duró un año y contó además con el apoyo de Colciencias y de la Gobernación de San Andrés y Providencia: “es un modelo didáctico, académico y de gestión, al articular exitosamente otras instituciones”, explica la directora. 

Metodología atractiva 

Después de las jornadas se les realizaron encuestas a los estudiantes y profesores, sobre qué tanto habían disfrutado del dinamismo, los temas, los aprendizajes, la coherencia y el buen trato en la implementación de la metodología. 

En una escala de 1 a 5 (la calificación más alta) el 71 % otorgó el máximo puntaje a la pertinencia de los talleres y el 24 % los calificó con 4. Por otro lado, 47 de cada 50 puntuó con 4 o más la metodología implementada y 83 de cada 100 afirmó que los talleres les habían gustado mucho. 

Así mismo, la mayoría de los profesores aseguró que sus estudiantes habían asimilado satisfactoriamente las temáticas abordadas. “Hubo colegios que después de los talleres volvían para ver la exhibición, o estudiantes que regresaban los fines de semana con sus padres”, cuenta. 

El proyecto fue presentado durante el II Congreso Internacional de Innovación Social, que se llevó a cabo en la U.N. Sede Palmira.

Noticia tomada de Agencia de Noticias UN.

Visto 161 veces