Escudo de la República de Colombia

Aniversario número 86: Universidad Nacional de Colombia – Sede Palmira

El 5 de noviembre de 2020 se celebró el inicio de un nuevo aniversario fundacional. Hace 86 años fue creada la otrora Escuela Superior de Agricultura Tropical del Valle del Cauca (ESAT) hoy Universidad Nacional de Colombia – Sede Palmira, gracias a la ley 132 de 1931, liderada por nuestro padre fundador: Demetrio García Vásquez, quien se desempeñaba como Senador de la República. 

  • 8dd81f092dec4f597a0b8b902721a527
  • Antigua  primer Egresado  Ing Adalberto Figueroa Potes
  • EFZq47VWkAEC KP
  • adal3

 

Escrito por:
Dr. Néstor Fabio Valencia Llano
Profesor Asociado UNAL Palmira

Después de crearse la norma en 1931, nuestro padre fundador, líder de las fuerzas humanas instituyentes, regresó al Valle del Cauca a ocupar ad honorem el cargo de secretario de agricultura y fomento del Departamento, con la idea de materializar un sueño heredado de algunos líderes vallecaucanos: crear el Instituto Agrícola del Valle del Cauca, conformado por una escuela superior de agricultura de carácter departamental, el servicio de extensión agrícola del departamento (con varias granjas-escuelas) y una granja agrícola experimental.

García Vásquez fundaría el Servicio de Extensión Agrícola del departamento y la ESAT en el año 1934.

En dicho contexto, el 5 de noviembre de 1934 en la ciudad de Cali, con solo siete estudiantes se inician labores en la ESAT: sin profesores de planta, sin edificios ni terrenos propios, sin laboratorios y con unos cuantos libros en un estante de biblioteca.

En la ESAT y en las granjas - escuelas se rescataban los principios de enseñanza propuestos por Jhon Dewey (1916) con el lema agronómico:

- “Enseñar a hacer, haciendo” formando agricultores prácticos.
- “Educar dentro de la libertad”

Porque en esencia se pretendían formar:

- Ciudadanos responsables para afrontar los retos del presente continuo, contribuyendo a la construcción y fortalecimiento permanente de la democracia.

Apreciada comunidad universitaria me permito compartir con ustedes una publicación histórica relacionada con el grado de nuestro primer egresado (1939) de quien debemos sentirnos orgullosos: Doctor Adalberto Figueroa Potes.

 

El grado de mañana en Cali

Ha sido definitivamente fijado el día de mañana a las ocho de la noche para celebrar el acto de opción al grado de Ingeniero Agrónomo del estudiante señor Adalberto Figueroa Potes, aventajado alumno de la ESAT. El acto se verificará con la solemnidad que el caso requiere, con asistencia del señor Gobernador del Departamento, Demetrio García Vásquez, sus secretarios de despacho, y distinguidas personalidades científicas y sociales invitadas, especialmente, por la Gobernación y la ESAT.

Actuará como presidente de tesis en entomólogo doctor Bernardo Losada Sinisterra y como miembros del tribunal de examen los doctores Mario de Caicedo, director de la ESAT, y los profesionales agrónomos doctores Jaime Villegas Duque, Manuel J. Rivero y Aicardo Orozco.

La tesis escogida por el joven Figueroa Potes se titula “Estudio de un microlepidoptero de importancia económica para el Valle (Gnorimoschema lycopersicella “BUSK”)” y representa uno de los más interesantes y originales estudios que se han efectuado en el Departamento y en el país sobre esta importante rama de la industria agrícola. En tal estudio ha vertido el sumun de sus juiciosas y persistentes observaciones captadas en diferentes labrantíos y sectores del Departamento y de Colombia, que contribuirá en forma apreciable a enriquecer de conocimientos y eficaces aplicaciones las bibliotecas científicas y la agricultura nacional.

Figueroa Potes representa una afirmación de esfuerzos y la coronación por el éxito de una energía y vocación para el estudio, en medio de una estrecha situación económica, sin más apoyo que el de su madre y de un grupo de generosos amigos que le ofrecieron su estímulo y respaldo. Inició sus estudios en el Colegio Cárdenas de Palmira donde obtuvo las más altas calificaciones y los más prominentes puestos entre sus condiscípulos, a pesar de los múltiples obstáculos que suelen surgir ante las aspiraciones del estudiante pobre. Coronada con éxito esa etapa y obtenido lujosamente el bachillerato, siguió a Bogotá, venciendo los problemas cada día más amenazadores, e ingreso al instituto “San Bernardo” probando allí sus envidiables capacidades que le valieron el aprecio y distinción de sus profesores. El notable instituto bogotano le otorgó el grado de EXPERTO AGRÍCOLA.

No obstante, su devoción por el estudio y el interés que por su carrera demostraron prestantes personalidades como el entonces secretario de agricultura y fomento doctor García Vásquez, el señor Manuel María Buenaventura, Doctor Villegas Duque y el autorizado concepto del profesor Chardón, le llevó a ingresar en la Escuela Superior de Agricultura, que por primera vez confiere el grado de agrónomo, correspondiéndole la feliz y honrosa oportunidad al aventajado estudiante palmirano, señor Figueroa, de ser el primer agrónomo que va a graduarse en el prestigioso instituto de la capital del Valle.

Con verdadera complacencia nos anticipamos a felicitar con entusiasmo al señor doctor Adalberto Figueroa Potes, gallardo exponente de la juventud, y hacemos extensivos nuestros parabienes a su señora madre doña Ernestina Potes de Figueroa, a sus hermanos y al Gobierno del Valle que en esta oportunidad presenta a uno de los más asiduos y meritorios estudiantes vallecaucanos, con la corona del éxito premiando la inteligencia y la consagración al trabajo.


Brillantemente se graduó Adalberto Figueroa ayer

En la Escuela Superior de Agricultura Tropical hizo una exposición sobre importante tema. Comida en el Belalcázar, el discurso pronunciado por el gobernador.


Anoche a las ocho en la Escuela Superior de Agricultura Tropical, se verificó el examen de grado del señor Adalberto Figueroa P. en opción del título de agrónomo. La tesis verso sobre el tema: Estudio de un crolepidóptera de importancia económica para el Valle del Cauca. Integraban el jurado: El doctor Mario de Caicedo, como presidente; el doctor Belisario Lozada, como presidente de tesis, y los examinadores Aycardo Orozco, Jaime Villegas y Manuel J. Rivero.


El desarrollo de la tesis

Después de la lectura de rigor del informe y de la resolución para obtener el diploma, el señor Figueroa inició su exposición sobre el crolepidóptera que azota el cultivo de tomate con visibles perjuicios comprobados en su economía para las regiones del Valle del Cauca donde se cumple esta importante explotación. De esos perjuicios partió el señor Figueroa, estableciendo datos de producción correspondientes a las épocas en que se desconocía el mencionado crolepidóptera hasta el momento en que su invasión empezó a ocasionar una merma de una progresión tan rápida, que llegó a ser verdaderamente terrible en poco tiempo.

A continuación, entró en el estudio del parásito, historiando su aparición en Estados Unidos y la labor desarrollada por eminentes entomologistas para combatirlo, siguiendo después en la discriminación anatómica, a través de sus distintas fases. La exposición, pese a su hermetismo para el profano por la abundante terminología científica que se requiere emplear, la supo hacer interesante Figueroa ilustrándola en el tablero detalladamente, con lo cual el crolepidóptera se hizo claramente comprensible para la concurrencia, muy numerosa, que colmaba el salón.

Pero no se hizo manifiesto el dominio de Figueroa por la sola capacidad expositiva, sino asimismo por la rapidez y seguridad con que dio respuesta a las cuestiones a que, en diferentes ocasiones, le sometió el señor presidente de tesis. Ni una duda, ni un momento en que se notara una laguna, ni tampoco una respuesta improvisada o con color de trozo aprendido a la letra y recitado con puntos y comas. Por el contrario, el entomologista de ley que hay en Figueroa se reveló ampliamente por esa disposición para pensar lo que se va a decir después de una elaboración concienzuda del hecho a través del análisis personal. El aplauso caluroso con que los asistentes premiaron el comportamiento del joven agrónomo y las felicitaciones del jurado, se justificaban en absoluto.

Asistentes

Después del juramento y de la lectura del diploma se dio por terminada la sección. Asistieron, además de los miembros del jurado, el señor gobernador del departamento; el señor director de educación pública; el señor secretario de agricultura y fomento; el doctor Pedraza, técnico en algodón del Ministerio de Economía Nacional; el señor Federico Arbeláez, experto y cultivador de algodón en Armero; el estudiantado de la escuela y numerosas personas de ambos sexos. También estuvo presente un redactor de este diario.

Una comida

Terminado el acto, un grupo de profesores, estudiantes y amigos del señor Figueroa se dirigieron al club Belalcázar, donde se sirvió una exquisita comida para cumplimentar al nuevo agrónomo. En ella el señor gobernador hizo uso de la palabra en la forma siguiente:

Discurso pronunciado por el doctor García Vásquez en el banquete ofrecido al doctor Adalberto Figueroa

“Cuando iniciamos la fundación de este instituto, nos propusimos promover una nueva era para las actividades de la juventud desamparada, que al salir de los colegios secundarios no tenía otra perspectiva que la de refugiarse, en su mayor número, en las aulas de las atiborradas fábricas de sofistas y teorizantes, o disimular su incapacidad mental y moral en las aventuras de improvisados comités políticos que en forma irresponsable suelen recoger los sedimentos de caudas más o menos anónimas.

Hemos considerado que el auge de las reformas sociales no debe limitarse a satisfacer solamente las necesidades fisiológicas de los gremios y corporaciones, que desprovistos de los grandes anhelos espirituales, se tornan en la materia plástica y propicia para erigir el absolutismo de los regímenes totalitarios de extremas ideologías, que presentan como único fin la oscura lucha biológica de las especies rudimentarias.

En oposición a estos sistemas que anulan los altos idealismos, nos inclinamos a la afirmación integral de la libre personalidad humana. Sostenemos así los principios genitores de nuestra democracia que surgió de la mente legalista y conilibrada de Francisco de Paula Santander y continuó su exaltante evolución con los eximios conductores del civismo republicano, que al mismo tiempo que proclamaron la libertad de los esclavos y la emancipación del trabajo y de la industria, tendieron las primeras líneas del telégrafo, iniciaron las troncales ferroviarias y crearon la Universidad Nacional, que ha nutrido el alma mater de la patria colombiana.

Con estas ideas hemos de proseguir la tarea de nuestro programa de gobierno que hoy marca un hito memorable con el primer examen de grado conferido por el Instituto Vallecaucano de Agronomía, centro de adelanto cultural y económico y forjador de vitales anhelos nacionales.
Levantemos esta copa por el triunfo de Adalberto Figueroa y en honor de los profesores y alumnos de la Escuela Superior de Agricultura del Valle del Cauca”.

A continuación, habló el señor Reinaldo Millar, en nombre de los estudiantes de la Escuela, posteriormente don Manuel María Buenaventura, secretario de agricultura y fomento y por último, el señor Alfredo Pino, en representación de los estudiantes de último año de la Facultad de Agronomía de Medellín.

La personalidad del nuevo agrónomo

Adalberto Figueroa merece ese calificativo que tanto se ha echado a perder por la demasiada prodigalidad, hizo de su propio esfuerzo. Lo que es se lo debe así mismo. Pobre en el sentido cabal de la palabra pasó su primera juventud entre privaciones batiéndose como bueno por mejorar, por estudiar, por hacerse un hombre de progreso, su amor por la agronomía es auténtico y antiguo. Se trata pues de un agrónomo vocacional como pocos. Por algún tiempo y en exiguas condiciones económicas trabajó en la Granja de Palmira.

En vista de sus disposiciones y de su deseo de hacer carrera, el departamento le otorgó una beca en la Escuela de Agricultura. Desde un principio se distinguió entre sus compañeros por su agilidad mental y dedicación sobre todo en el difícil campo analítico de la entomología, Figueroa descuella. La investigación científica es su fuerte, prueba de ello el llamamiento que le hizo hace poco el Ministerio de Economía para que ingresara en Bogotá a ese departamento en muy buenas condiciones económicas. Pero el prefirió quedarse aquí dedicado a trabajos de campo. Será agrónomo de la Granja - Escuela de Buga.

Felicitamos a Figueroa por su éxito personal y por representar el primer agrónomo egresado de la Escuela Tropical del Valle del Cauca. Confiamos en que sus conocimientos y dedicación serán de gran provecho para nuestra economía tan necesitada de expertos en el campo agrícola, fuente de nuestra riqueza.

Textos tomado del periódico el “Relator” de Cali, febrero 24 de 1939.

 

 

Enlace de interés:

Entre la ciencia y la educación: historia de la Universidad Nacional de Colombia - Sede Palmira (Génesis agrícola)

Historia Facultad de Ciencias Agropecuarias U.N. Sede Palmira - 80 años

Visto 908 veces Modificado por última vez en Miércoles, 11 Noviembre 2020 15:21